Energía solar y centrales solares

Las centrales solares que se han desarrollado en la actualidad responden a tres configuraciones diferentes, concretamente se dividen en las que denominaríamos centrales térmicas, centrales fotovoltaicas y centrales termoeléctricas.

solar2 Energía solar y centrales solares
Cada uno de estos tipos diferentes de centrales se orienta a una escala de producción de energía versus una determinada tecnología y tienen en común que todas se basan en el aprovechamiento de la energía procedente del Sol.

El Sol es un gigantesco reactor nuclear. Tras la crisis de los años setenta, diversos países pusieron en marcha una política de diversificación energética encaminada a la explotación de fuentes de energía alternativas, entre ellas, la solar ocupa un lugar destacado.

Así, los distintos sistemas de aprovechamiento solar se basan en un mismo proceso consistente en la utilización  y aprovechamiento de la enorme cantidad de energía que emite el Sol y que llega a la Tierra en forma de radiación.

En este sentido, el Sol, una enorme masa gaseosa formada, sobre todo, por helio, hidrógeno y carbono, actuaría como una especie de reactor de gigantescas dimensiones. En el interior del Sol se producen continuamente reacciones nucleares de fusión y únicamente una parte de ésta llega de forma efectiva a la superficie de la Tierra.

solar3 Energía solar y centrales solares
La energía solar alcanza la Tierra por radiación directa o bien como reflejo de la radiación solar absorbida por el aire y el polvo (radiación difusa). La primera se aprovecha de forma masiva gracias a las centrales solares.

Por otra parte, para poder utilizar la segunda forma de energía solar, no consistente en la radiación directa, existen sistemas específicos, como los colectores planos y las células fotovoltaicas.

Las centrales solares basan su existencia en las ventajas de la energía solar. Estas ventajas, múltiples, se concentran en una de una importancia extrema y es que la energía solar es una fuente de energía de carácter inagotable.

De esta forma y utilizando la tecnología adecuada, es posible concentrar la enorme temperatura generada para poner en funcionamiento determinados ciclos termodinámicos que nos ofrecerán un elevado rendimiento.

solar1 Energía solar y centrales solares
No obstante, todas estas ventajas no significan que la energía y las centrales solares estén exentas de problemas. El principal problema de estas es la forma en que esta energía solar llega a la superficie terrestre.

Esta energía llega de manera semialeatoria y dispersa, presentando fuertes oscilaciones en función de las horas del día, las peculiaridades climatológicas propias de cada región del planeta o el ciclo estacional en que se encuentre.

Por otra parte, la energía solar no puede almacenarse y ha de ser transformada inmediatamente en otra forma de energía, como calor o electricidad, y su captación requiere de instalaciones que, en buena medida, resultan todavía muy costosas.

Fotos: soliclima, inteldig
Video: ChelmeAntiespecista

Compárteme!

    Deja tu Comentario

    *